Estudio sobre la inversión directa de las empresas españolas en el exterior

La internacionalización de una empresa supone un impacto muy importante no solo en los países receptores, sino también, en su país de origen.

El estudio “La inversión directa de las empresas españolas en el exterior”, presentado a finales diciembre y elaborado por COFIDES y ESADE, con la colaboración del Consejo General de Economistas de España, es uno de los primeros proyectos en evaluar el impacto de las empresas españolas en cuanto a Inversión Extranjera Directa (IED), siguiendo como marco de referencia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La trascendencia del crecimiento de la IED puede ser máxima, ya que potencia en gran medida el crecimiento en los países receptores, siempre que las empresas aseguren el cumplimiento de los tres pilares básicos de la sostenibilidad: medioambiental, social y económico. En cuanto a este crecimiento, el estudio no se refiere únicamente a términos económicos, sino también, en términos educativos y de bienestar general. No obstante, además de esto, la internacionalización también tiene una importancia muy significativa para el país origen de la empresa.

Apoyo a la internacionalización - inversión directa de las empresas españolas en el exterior

Para que la IED genere este impacto positivo es necesario que las empresas aseguren el cumplimiento de los tres pilares básicos de la sostenibilidad: medioambiental, social y económico.

Centrándonos en los beneficios para el país de origen, es evidente que la internacionalización es responsable, también, de numerosos efectos positivos en términos económicos como son el incremento del empleo y el impacto en la balanza de pagos. Sin embargo, también es responsable de una cuantiosa cantidad de efectos paralelos que afectan directamente al país de origen de la empresa. Entre las principales conclusiones del estudio destacan:

[list type=”check”]

  • La internacionalización no afecta negativamente al nivel de actividad productiva o empleo en España.
  • Supone un efecto ‘arrastre’ de exportaciones de otras empresas, aunque con diferentes grados de intensidad. Esto se traduce de muchas maneras, por ejemplo, dando lugar a la comercialización de ciertas líneas de productos fabricados por la casa matriz en España o a través de exportaciones de maquinaria y bienes de equipo e, incluso, a través de los sistemas de cobro de peajes en las autopistas.
  • Desarrolla nuevas capacidades consecuencia del proyecto de EID, como el aseguramiento de suministro de materia prima de calidad.
  • Imagen positiva del país de origen en el país receptor. Esto incide de forma directa en el
    realzamiento de la ‘marca España’, tanto en la fase de construcción como en la de operación
    comercial de la infraestructura.

[/list]

Por tanto, la internacionalización de las empresas se traduce en múltiples ventajas y en un crecimiento muy importante en diferentes vertientes.
En Credilex apoyamos la internacionalización a través de nuestro asesoramiento con los profesionales más cualificado para hacer de este proceso un camino más sencillo y seguro.